Semillitas de Aliento

Hombres de Biblia: Moisés

Cuando tienes que hacer cosas que no te agradan, ¿te quejas o las haces con una sonrisa? Moisés al principio sintió reticencia cuando Dios le dijo que hablara con el Faraón de Egipto y le dijera que liberara de la esclavitud a los israelitas. Moisés le dijo a Dios que mandara a su hermano Aarón, porque Aarón sabía hablar mejor en público. Dios mandó a Aarón, pero también envió a Moisés. Cuando obstaculizamos el plan de Dios, quizás pensemos que logramos zafarnos, pero en realidad estamos postergando las bendiciones y lecciones que Dios tiene para nosotros. Nuestras vidas siempre irán mejor cuando seguimos su plan.

 

Bendiciones,

Semillitas de Aliento

7 Maneras de estudiar la Biblia

1) Pídele a Dios que abra tus ojos y tu corazón antes de comenzar a leer.

2) Lee capítulos enteros y libros para tener una visión general de las Escrituras.

3) Lee y relee pasajes cortos para profundizarlos.

4) Elige un versículo para memorizar esta semana.

5) Haz notas sobre aquello que un pasaje te revele acerca de Dios.

6) Subraya o marca con un círculo los versículos significativos.

7) Utiliza lápices o marcadores de colores para resaltar distintos temas.

 

Bendiciones,

Semillitas de Aliento

Pregunta: ¿Qué son los dones espirituales y cómo los conseguimos?

Respuesta: ¡Felicitaciones! Ya los tienes. Dios te creó con capacidades y talentos especiales para que ayudes a otros y cumplas con su propósito para tu vida. Todos “tenemos dones diferentes, según la gracia que se nos ha dado” (Romanos 12:6). Los dones espirituales se mencionan en detalle en Romanos 12, 1 de Corintios 12 y Efesios 4, e incluye la enseñanza, el servicio, el dar y el evangelizar, entre otros. Hay muchos “cuestionarios” de dones espirituales disponibles en Internet y también en muchas iglesias, para ayudarte a descubrir cuáles son tus dones, si no estás segura de saberlos.

 

Bendiciones,

Semillitas de Aliento

El Dinero: Encontrar el contentamiento

¿Cuánto es “suficiente”? Esta es un pregunta que muchos encuentran difícil de contestar. Porque cuando crees tener suficiente, ves que hay algo más grande, mejor o más brillante que podrías tener. El contentamiento puede resultar difícil de conseguir, en especial en una cultura orientada al consumismo. Es esta una de las razones por las que importa tanto ver que el contentamiento es una decisión. Una de las formas más rápidas para descubrir el contentamiento es la de dejar de pensar en lo que no tienes y ¡empezar a ser agradecida por lo que sí tienes! Haz una lista de todas las cosas por las que sientes gratitud en tu vida. ¡Te sorprenderás al ver lo larga que es esta lista! La Biblia ofrece una saludable perspectiva en cuanto al dinero y las posesiones materiales. Proverbios 30:8-9 dice, “…no me des pobreza ni riquezas sino sólo el pan de cada día. Porque teniendo mucho, podría desconocerte y decir: ¿Y quién es el Señor? Y teniendo poco, podría llegar a robar y deshonrar así el nombre de mi Dios.” Encontrar el equilibrio en esta área del contentamiento te ayudará a mantener tu corazón franco y agradando a Dios. Recuerda que puedes decidir disfrutar de la vida allí donde te encuentres ahora, en lugar de pasar tu vida esperando lo que vendrá: el matrimonio, un hijo o el próximo ascenso en tu empleo. ¡Elige el contentamiento hoy mismo!

 

Bendiciones,

 

 

 

Semillitas de Aliento

Relaciones: Quedarse más de la cuenta como invitada

Ya lo habrás oído: “El pescado y los invitados hieden después de tres días”. Hay verdad en esta afirmación, pero ni siquiera hace falta que te quedes a dormir en casa de otros para convertirte en molestia: con solo ser una vecina entrometida basta (ver Proverbios 25:17). Sucede que a todo el mundo le gusta reunirse con amigos, pero hasta los mejores amigos a veces necesitan pasar tiempo a solas. Si encuentras que siempre eres tú quien invita, si tú amiga casi nunca te devuelve las llamadas, o si tus mensajes de correo electrónico parecen siempre perderse en el ciberespacio, quizá estés imponiéndote un poco por demás y necesites darle a tu amiga algo de tiempo para sí. Puede resultarte difícil al principio, pero en última instancia quizá sea lo que salve tu amistad.

 

Bendiciones,