Monthly Archives

April 2017

Semillitas de Aliento

Mujeres y hombres de la Biblia: Abraham

Dios llamó a Abraham para cambiarle el nombre, para que dejara a su familia y fuese adondequiera Dios le dijera. Abraham tiene que haber tenido una fe increíble para hacerlo. Para dejar todo lo que conocía y partir. ¿Podrías dejarlo todo atrás, por seguir a Dios? Más tarde, la fe de Abraham fue tan fuerte que hasta estuvo dispuesto a colocar a su hijo Isaac en el altar del sacrificio. Dios le dejó la vida a Isaac y puso a un cordero en su lugar para ser sacrificado. A causa de la fe y obediencia de Abraham sus descendientes llegaron a ser grandes naciones que existen todavía en nuestros días.

Bendiciones,

Semillitas de Aliento

Pregunta: ¿Cuál es la diferencia entre chisme y compartir preocupaciones?

Respuesta: Todo tiene que ver con la motivación del corazón. ¿Estás compartiendo la historia de alguien porque deseas esparcir la noticia, por el impacto que puede causar, o porque quieres causarle problemas? ¿Si la persona supiera que compartes su historia, se sentiría avergonzada o herida? Compartir los detalles íntimos de la vida de alguien es chisme si la persona a la que se lo cuentas no tiene una razón legítima para conocer lo que le cuentas. Es muy posible que sepas cuándo estás contando un chisme, ¡así que guíate por tu instinto! El chisme divide y lastima a las personas, y por eso Proverbios 26:20 dice, “Sin chismes se acaba el pleito”.

Bendiciones,

Semillitas de Aliento

El Dinero: El arte de los presupuestos

Si no sabes si tu dinero va o viene, ¡No eres la única! Para muchas personas es difícil llevar registros de sus finanzas. La buena noticia es que hacer un presupuesto básico no es algo tan complicado. Todos—y esto te incluye—podemos hacerlo. Comienza con el hábito de guardar tus recibos. Si es demasiado difícil para ti guardar tantos papelitos, compra un cuaderno y anota los gastos de la semana. ¡Te sorprenderás al ver cuánto suman todos esos Frappuccinos (cafés fríos)! Cuando hayas registrado todos tus gastos durante siete días, sigue haciéndolo durante tres semanas más. Al cabo de ese primer mes, tendrás una idea bastante acabada de adónde va el dinero que tanto te cuesta ganar. No olvides sumar los gastos fijos, como el alquiler, la electricidad, el seguro del auto y tu seguro de salud. Ahora compara esa cifra con tus ingresos después de pagar el impuesto a las ganancias. Si estás gastando más de lo que ganas, es hora de cambiar y recortar gastos en alguna de las áreas.

Cuando hayas logrado tomar el toro por las astas en materia de gastos, podrás, de vez en cuando, dedicarte a una categoría en especial, como alimentos, esparcimiento o gastos del auto. Registra simplemente tus compras, como lo hiciste al comenzar a hacer el presupuesto, para asegurarte de que sigues en línea con tus metas financieras.

Bendiciones,