Semillitas de Aliento

Temas de la vida: Renunciar o no renunciar

Aunque no lo admitan, muchas mujeres piensan que renunciar a una tarea o empleo es casi un pecado. ¿Te has sentido así alguna vez? Hay distintas temporadas en la vida (ver Eclesiastés 3:1-8), y a veces es hora de dejar atrás un empleo. Si sientes que ha llegado el momento de renunciar a tu empleo porque la atmósfera es dañina o porque ha surgido otra oportunidad—o por obedencia a Dios—no temas hacerlo. Dale tiempo a tu empleador para que encuentre a otra persona. Ofrécete para entrenar a la persona nueva y agradécele a tu jefe por las oportunidades que te ofreció este empleo. Retírate en los mejores términos posibles, pero no temas salir de allí. Si has orado pidiendo al Señor su guía, y crees que su respuesta es clara, entonces deja ese lugar con la conciencia tranquila y mira hacia o que el Señor tiene preparado para ti.

Bendiciones,

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply