Semillitas de Aliento

Relaciones: Quedarse más de la cuenta como invitada

Ya lo habrás oído: “El pescado y los invitados hieden después de tres días”. Hay verdad en esta afirmación, pero ni siquiera hace falta que te quedes a dormir en casa de otros para convertirte en molestia: con solo ser una vecina entrometida basta (ver Proverbios 25:17). Sucede que a todo el mundo le gusta reunirse con amigos, pero hasta los mejores amigos a veces necesitan pasar tiempo a solas. Si encuentras que siempre eres tú quien invita, si tú amiga casi nunca te devuelve las llamadas, o si tus mensajes de correo electrónico parecen siempre perderse en el ciberespacio, quizá estés imponiéndote un poco por demás y necesites darle a tu amiga algo de tiempo para sí. Puede resultarte difícil al principio, pero en última instancia quizá sea lo que salve tu amistad.

 

Bendiciones,

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply